jueves, 5 de noviembre de 2009

Entrevista a un alcoholico


¿Cuántos años llevó consumiendo alcohol?
- Estuve metido en ese vicio durante 7 años.

¿Por que bebía?
- Inicialmente, bebía solo en reuniones, con amigos, para distraerme. Pero cuando mi esposa falleció, la situación se tornó mas grave, caí en una depresión de la cual nadie me podía sacar. Fue así que bebía más a menudo y poco a poco dejé de lado mi propia vida y mis responsabilidades por beber y de alguna manera sentirme mas seguro.

¿Entonces bebía para sentirse mas seguro? ¿En que aspecto?
- Claro, es decir, bebía y al sentirme ebrio podía sentirme con más fuerzas, que no estaba solo. De alguna manera me sentía acompañado y prefería estar bebiendo en mi salón que estar con personas conversando.

¿Que perdió a causa del alcohol?
- El alcohol logró que pierda amigos, pierda mi empleo pues ya no iba a trabajar, simplemente despertaba y dormía bebiendo, perdí a mi familia que era la única que me apoyaba moral y económicamente, y aquí hay algo curioso, que inicialmente, el alcohol me daba fuerzas y me hacia sentir acompañado pero realmente me iba quedando solo, casi pierdo la casa y me quedé sin cosas por que las vendía para poder comprar licor.

¿Sólo consumía alcohol o llegó a probar mas cosas?
- El alcohol trae consigo no sólo beber, sino que, un vicio acarrea a otro y me llevo a probar drogas. Como te decía, vendía mis cosas para comprar alcohol y drogas. Consumía pasta básica y cocaína.
Iba donde personas drogadictas para poder beber con ellas y no sentirme solo y llegué a vivir en los malecones de los ríos solo por beber.

En el momento que vivías en los malecones, ¿Eras consiente que tenias un problema y necesitabas ayuda?
- La verdad no. Me metí tanto en esa vida que para mi era la sociedad donde vivía, todo era normal. Todo iba bien si tenía una botella a mi lado.

Entonces, ¿Cuándo es que te das cuenta que realmente tenias problemas?
- Me pude dar cuenta de mi situación cuando al hijo adolescente de mi hermana lo encontré borracho con la gente que yo bebía y me drogaba en uno de los callejones donde yo solía dormir.
Yo me dije a mi mismo, Dios mío! Que estoy haciendo? ¿Este ese el ejemplo que quiero dar? Pues mi sobrino también había perdido a su padre en un accidente. No quería dar ese tipo de ejemplos y lo levanté, lo llevé a su casa y lloré amargamente durante horas.
Gracias a Dios pude darme cuenta de mi realidad y de cuantas personas pueden pasar lo mismo. Actualmente, con las personas que antes pude beber y drogarme, dictamos charlas sobre alcoholismo y drogadicción en los adolescentes brindándoles ayuda y dirección.

Muchas Gracias José, un gusto conversar con Ud.
- Igualmente. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada